La arena del desierto es para el viajero fatigado lo mismo que la conversación incesante para el amante del silencio

Anónimo

proverbio persa